En nuestra residencia de estudiantes en Sevilla -Universitaria Cartuja-, encontrarás tranquilidad, comodidad y el entorno ideal para estudiar y disfrutar.

La técnica del subrayado para el estudio

Hoy desde el blog de residencia universitaria en Sevilla nos acercamos a un tema bien conocido pero muy poco estudiado, como lo es el subrayado de texto con fines de estudio.

Es curioso que nuestro sistema educativo nos obligue a aprender a hacer raíces cuadradas y, sin embargo, no tome tiempo para explicar una acción tan importante como es la técnica del subrayado para el estudio.

Y es que hay muchas maneras de subrayar un texto. Cada estudiante hace lo que considera apropiado o lo que piensa que es mejor, pero sería interesante tener algunas consejos básicos que permitan que esta técnica logre ser efectiva.

Ten en cuenta que lo primero y más importante es leer el texto al menos una vez sin subrayar para que puedas asimilar lo que tienes delante de ti. También es importante establecer ciertos colores que siempre respetarás. Por ejemplo, las marcas amarillas pueden ser ideas clave, los conceptos que respaldan la idea principal, podrían ir en naranja, la información complementaria en azul, etc.

La técnica del subrayado para el estudio: algunos consejos útiles

1.  Refuerzo de la idea principal

Como se dijo anteriormente, es muy importante que NO subrayes sin haber leído el párrafo en el que estás trabajando. Una vez que lo hayas hecho, puedes decidir si es una parte importante del texto o simplemente no aporta nada importante.

Si no contribuye a nada podemos pasar al siguiente, pero si se trata de un párrafo interesante, podemos escribir la idea principal (al lado, por ejemplo) y subrayarla en el color que decidiste usar para la clave. ideas. A partir de aquí, podemos enfatizar palabras o pequeños grupos de palabras que respaldan a esta idea. También es importante no subrayar frases muy largas o directamente todo lo que veas, ya que entonces no habrá mucha diferencia entre el texto subrayado y el texto no subrayado. Para este propósito, es muy útil enfatizar tantos sustantivos como puedas y dejar en minoría los verbos, artículos y adverbios que encuentres.

2. Primera ronda, segunda ronda

Un método ampliamente utilizado por personas que tienen que asimilar mucha información y por lo tanto tienen que volver a leer varias veces los mismos textos antes de los exámenes, es enfatizar los conceptos que refuerzan la idea principal como hemos visto en el primer punto con un color durante la primera ronda, y otro color durante la segunda. De esta forma, cuando llega el momento de estudiar por tercera o cuarta vez el mismo texto, nuestro cerebro asocia un color y el otro con el mismo concepto, pero también puede diferenciar los momentos en los que se han subrayado, y por lo tanto es más simples de memorizar.

3. No te pierdas en cosas pequeñas

Recuerda que el objetivo principal aquí es extraer ideas y conceptos clave del texto. Si enfocamos nuestra atención en las cosas que no son necesarias para nuestra asimilación, no seremos capaces de aislar las partes más importantes del texto, lo que hará que sea más difícil memorizar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.