En nuestra residencia de estudiantes en Sevilla -Universitaria Cartuja-, encontrarás tranquilidad, comodidad y el entorno ideal para estudiar y disfrutar.

Estudiar en la cama: algunas razones para no hacerlo

Si eres estudiante probablemente pases mucho tiempo pensando en cómo y cuándo vas a estudiar.

Debido a que muchas personas piensan que no importa el sitio dónde estudiar, hoy hemos querido dedicar un post a este este factor, que desde la residencia Cartuja en Sevilla consideramos tan importante.

El lugar donde decides estudiar juega un papel importante en tu productividad…

¿Quieres saber cuál es el peor lugar para ser productivo?… Está claro, tu cama.

Aquí tienes 3 razones por las que estudiar en la cama no es positivo:

1. Estudiar en la cama limita la concentración

Piensa en todas las razones por las que amas tu cama. La comodidad de las fundas cálidas, la almohada tan blandita…

Tu cama te tentará a dejar de trabajar y ponerte a dormir, así que es mejor que no provoques a tu tentación.

Si es que tu cama no te hiciera perder el foco, seguro que hay otras cosas en tu habitación que te harán distraerte: la televisión, el smartphone y demás objetos llamarán tu atención y te ofrecerán una vía de distracción.

Cuando buscas concentración, una silla y un escritorio son la mejor opción. 

2. Estudiar en la cama disminuye la productividad

Incluso si puede lograr concentrarte en tu cama, tienes que saber que éste no es un lugar productivo para estudiar.

En primer lugar, perderás tiempo y energía valiosa en encontrar los documentos que necesitas… Es imposible tenerlo bien organizados encima de la cama.  En un escritorio largo, puedes organizar mejor tus materiales.

3. Estudiar en la cama genera problemas para conciliar el sueño

Ya hemos señalado que estudiar en un lugar en el que tu cuerpo asocia con el sueño puede complicar la concentración. Pero por otro lado, tienes que saber que estudiar en la cama puede hacer que cuando te vayas a dormir no logres conciliar el sueño.

Debido a que tu cuerpo asocia la cama como un lugar para estudiar o hacer tareas, una vez que te acuestas puede que tu mente siga activa. ¡Estudiar en la cama puede robarte el descanso!.

Tu cuerpo necesita dormir lo suficiente para mantenerse saludable, retener información nueva, manejar el estrés y rendir al máximo cada día. No deseo la falta de sueño en nadie.

Para proteger tu concentración, productividad y sueño, ahora sabes que no debes estudiar en la cama. Tu espacio de estudio es importante. Haz el esfuerzo de encontrar un lugar tranquilo donde te sientas cómodo, pero no estar demasiado cómodo puede ser el secreto del éxito. En nuestra residencia universitaria situada en el centro de Sevilla contamos con unas instalaciones pensadas para tu productividad y bienestar, de entre las que destacamos la sala de estudio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.