En nuestra residencia de estudiantes en Sevilla -Universitaria Cartuja-, encontrarás tranquilidad, comodidad y el entorno ideal para estudiar y disfrutar.

Visitar Sevilla en verano: maneras de combatir el calor

Las temperaturas pueden ser altas, ¡pero no dejes que esto te desanime a visitar Sevilla en verano!

La mayor parte de la zona del sur de España experimenta temperaturas muy altas durante los meses de verano, y Sevilla no es una excepción. Las temperaturas comienzan a subir en abril y mayo, a máximos de 36 ° C (95 ° F) en julio y no vuelven a bajar hasta bien entrado septiembre. Sin embargo, visitar Sevilla en verano puede ser muy agradable a pesar del calor. ¡Desde nuestra residencia universitaria en Sevilla te explicamos cómo aprovechar al máximo la capital andaluza en verano y combatir el calor!

Maneras de combatir el calor para visitar Sevilla en verano

1. Planifica tu visita con cabeza

A lo largo del verano, las temperaturas alcanzan sus picos más altos a última hora de la mañana y continúan chamuscando durante toda la tarde. Dicho esto, ¡no parece demasiado atractivo caminar alrededor de la ciudad durante la mitad del día! Si vas a visitar Sevilla en verano, es buena idea que visites los principales lugares de interés a primera hora de la mañana o por la noche, después de que las temperaturas se hayan calmado un poco. De hecho, algunos de los monumentos más famosos de Sevilla son aún más mágicos por la noche. El Alcázar ofrece una visita nocturna especial, y la Plaza de España prácticamente se vacía al caer la tarde, para una noche mágica.

2. Únete a la cultura de la siesta

Asegúrate de regresar a mitad del día a tu alojamiento, para disfrutar de una merecida siesta. Muchos visitantes (¡y los lugareños!) descubren que hace demasiado calor para salir por la tarde cuando visitan Sevilla en verano y planean sus visitas turísticas temprano o por la noche, (como mencionamos anteriormente). Aprovecha las tardes para relajarte y deleitarte con el aire acondicionado mientras descansas para volver a salir por la noche.

3. Excursión a la playa

Lamentablemente, Sevilla no tiene playa, pero se puede llegar fácilmente a la hermosa costa de Andalucía desde la ciudad. Considera hacer una excursión a la playa ubicada en las provincias de Cádiz, Huelva o Málaga para alejarte del calor sofocante de la ciudad y relajarte a lo largo de la costa.

4. Refrescarte con platos típicos

¡Una de las mejores partes de visitar Sevilla en verano es disfrutar de un almuerzo típico! Los platos favoritos en este tiempo son el gazpacho o el salmorejo. Son muy refrescantes y permiten disfrutar mejor de un caluroso día de verano. Acompáñalos con un refrescante vaso de vino de jerez o una cerveza helada.

Visitar Sevilla en verano puede ser una opción ideal. ¿Estás preparado/a?

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.