En nuestra residencia de estudiantes en Sevilla -Universitaria Cartuja-, encontrarás tranquilidad, comodidad y el entorno ideal para estudiar y disfrutar.

Consejos para llevarte bien con tus compañeros de clase

La universidad puede ser una etapa emocionante. Un periodo de aprendizaje e interacción con variedad de personas. Sin embargo, las cosas se pueden fastidiar rápidamente si dejas que la energía negativa entre en ti y tus compañeros se hagan cargo de ella.

Aquí te dejamos algunos consejos para llevarte bien con tus compañeros de clase, para que tus interacciones alimenten tu buen trabajo y crees experiencias productivas. Y es que todos merecen la oportunidad de dar lo mejor de sí.

Consejos para llevarte bien con tus compañeros de clase

Se menos competitivo: Cuando estés en la universidad, la única persona cuyo rendimiento debe preocuparte es el tuyo. Da lo mejor de ti, pero no te fijes en cómo lo hizo alguno de tus compañeros.

Evita las pandillas: Todos tenemos a personas que nos gustan y no nos gustan, pero cuando los grupos de personas se agrupan, a veces, se crean interacciones que van desde desagradables hasta viciosas. Es cruel excluir a las personas y hablar de ellas a sus espaldas. Lo que pasa con las camarillas es que nunca se sabe cuándo serás tú el expulsado y tendrás que buscar otro grupo de amigos. Ser generoso es la manera madura de relacionarte.

Ignora los chismes: Puede ser interesante y divertido compartir jugosas noticias sobre tus compañeros de clase: sus vidas personales, novios / novias u otros dramas. Pero los chismes a menudo no son ciertos y, lo que es más importante, consumen mucha energía creativa que podrías estar usando para actividades más positivas. Siempre que tengas la necesidad de dedicar tiempo a cotillear, pregúntate: “¿Qué cosa productiva podría estar haciendo?” ¡Se te ocurrirá una respuesta con bastante rapidez!

No respondas a la negatividad: En general, el truco es «estar por encima de eso», cualquiera que sea «eso». No importa lo desagradable que alguien diga sobre ti (u otra persona), en su cara, detrás de su espalda, en las redes sociales… Lo mejor que puede hacer es ignorarlo. Responder es darles poder y dedicar una energía preciosa en algo que no puedes controlar. Esto no te ayudará, ni a ti ni a nadie, a largo plazo. La necesidad de reaccionar o defenderte puede ser una señal de que es hora de volver a tus estudios.

Esperamos que estas sugerencias básicas puedan ayudarte a mantener firme tu objetivo. A lo largo de tu vida profesional entrarás en contacto con variedad de personas. Poderte llevar bien con todos es una habilidad que tendrás que desarrollar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.